Páginas vistas en total

jueves, 8 de mayo de 2008

Llevará 10 años restaurar medio ambiente tras erupción del Chaitén

El ingeniero en suelos de la Universidad de Chile, Wilfredo Vera, señaló que los suelos del área que esté cubierta por 40 cm de ceniza están prácticamente perdidos
Chile.- El medio ambiente dañado por la erupción del volcán chileno Chaitén tardará al menos una década en recuperarse, aseguró el ingeniero en suelos de la Universidad de Chile, Wilfredo Vera.El experto universitario señaló en entrevista que "el impacto en los suelos de Chaitén y Futaleufú por la lluvia de cenizas emanadas del volcán es bastante grave desde el punto de vista de la agricultura"."Prácticamente se podría decir que los suelos del área que esté cubierta por esta magnitud de depósito de ceniza (40 centímetros) están prácticamente perdidos.
El tiempo de recuperación de los suelos puede tardar décadas", puntualizó.Vera agregó que la actividad económica relacionada con la explotación del suelo en la zona aledaña al Chaitén "va a disminuir drásticamente, es decir la producción va a ser prácticamente nula".El volcán Chaitén, distante mil 400 kilómetros al sur de Santiago, entró en actividad el pasado día 2 y obligó a la evacuación de más de cuatro mil personas de la zona, medida que se mantiene hasta este jueves.Entre las localidades que también fueron desalojadas figura Futaleufú, distante 150 kilómetros del volcán, donde se alojó una gran cantidad de ceniza volcánica.Expertos calculan que más de 196 mil hectáreas de terreno se encuentran afectadas por la ceniza, por lo que Vera planteó que la restauración de los suelos degradados debe ser un objetivo estratégico de las autoridades apenas decline la actividad.
Advirtió que el daño ecológico se podría incrementar si se produce un escurrimiento de lava por los tres valles que circundan el volcán Chaitén, lo que provocaría una catástrofe ambiental de proporciones que impactaría la economía agropecuaria local.Acotó que el proceso de mezclar la ceniza con la tierra, para recuperar su calidad agrícola y que inicie la fertilización, es un proceso de alta complejidad y costo, a lo cual se suma que las lluvias podrían transformar la ceniza en costra.Previó que, en el peor de los escenarios, miles de toneladas de material incandescente podrían bajar a 400 kilómetros por hora y con una temperatura de 400 grados centígrados por los valles, uno de los cuales llega a la localidad de Chaitén.
El jefe de Riesgo Volcánico del Servicio Nacional de Geología y Minas (Sernageomin), Luis Lara, advirtió que si alguien se mantiene en los valles amagados tendría sólo algunos segundos para escapar de la lava y de los gases sulfúricos.Las emisiones vinculadas a la actividad volcánica superarían ya las seis mil toneladas de dióxido de azufre, la mitad de la contaminación total emitida en la capital chilena en 2005.
Fuente:Informador.com.mx