Páginas vistas en total

domingo, 11 de mayo de 2008

Proponen ley para reciclar los residuos electrónicos

Un legislador sugiere qué hacer con una chatarra que cada vez tiene mayor circulación. El diputado porteño Pablo Failde, vicepresidente del bloque kirchnerista y miembro de la Comisión de Ecología, presentó un proyecto de ley que establece pautas para la reutilización, reciclado y valorización de los residuos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos. La iniciativa tiene como objetivo principal reducir las cantidades de generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y la peligrosidad de algunos de sus componentes, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, así como fomentar la reutilización de los aparatos y la valorización de sus residuos, determinando una gestión adecuada para la protección ambiental, según describe el diputado en los fundamentos del proyecto."Es claro que desde los órganos de gobierno, y desde la administración pública debemos empezar a dar el ejemplo y fijar disposiciones particulares relativas al cuidado de la calidad ambiental, y en este caso en especial una gestión sobre los residuos electrónicos que facilite su reutilización, reciclado y valorización", definió el diputado. El flujo de residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos está creciendo con gran rapidez, duplicándose cada doce años, y es la corriente de residuos urbanos de mayor crecimiento, presentando un aumento anual del 5 al 8 %: tres veces más rápidamente que el promedio de los residuos urbanos. Además, se necesitan muchas materias primas para fabricar nuevos aparatos que podrían recuperarse mediante un correcto tratamiento de residuos y el consiguiente reciclado. Asimismo, estos aparatos contienen grandes cantidades de todo tipo de sustancias peligrosas como metales pesados (mercurio, plomo, cadmio, cromo) y sustancias halogenadas, CFC (clorofluorocarburos), PCB (bifenilos policlorados), PVC (policloruro de vinilo) y retardadores de llama que utilizan en su composición amianto y el arsénico.Finalmente Failde aseveró que "la reutilización, el reciclaje y la correcta eliminación de estos peligrosos residuos forman parte de un accionar tendiente al cuidado y la conservación del medio ambiente; diligencia que tiene indiscutibles beneficios para nuestra ciudadanía, no solo de índole económica, si no también respecto a la calidad de vida que merecen los habitantes de nuestra ciudad".
FUENTE: Parlamentario.com

Humo sobre mi ciudad, Villa Constitución

Humo. Mucho humo. Demasiado humo sobre la ciudad y la región. Humo por los barrios. Humo por las calles. Humo en las viviendas. Humo en las escuelas y en las aulas. Humo en los hospitales. Humo que irrita nuestros ojos. Humo que respiramos. Humo que respiran nuestros niños recién nacidos, todos los niños y niñas pequeños y los viejos- Humo que enferma y que mata, como el humo mezclado con otros elementos que provocaron la tragedia en San Pedro, sembrando el espanto y la muerte. Las preguntas que nos hacemos es ¿Qué provoca semejante humareda instalada sobre nuestra vida y lugares como si fuera una férrea coraza irrespirable y maloliente? ¿Quiénes producen semejante problema y conflicto ambiental desplegándose impertérrito por centenares de kilómetros y afecta a millones de personas? Porque crece de modo exponencial desde hace 4 0 5 años este fenómeno, que sed insaciable los impulsa, que voracidad sin límites los convierte en depredadores? En principio digamos, que el incendio y humareda sobre un ecosistema tan frágil como las islas del Delta del Paraná, formado por acumulación sedimentaria y conformando unos suelos aún no consolidados, pero que han dado nacimiento a un potencial de biodiversidad biológica y cultural muy rico, es similar a la devastación de la Yungas en Salta, donde se arrasa y quema uno de los sistema de bosque único en Argentina y el mundo y desplaza inhumanamente a poblaciones indefensas, especialmente a la étnica MBIA GUARANI. Es igual al desmonte del monte chaqueño o al arrasamiento de la cuña boscosa santafesina. No se diferencia a la desaparición de los Bajos Submeridianales en Santa Fe y Santiago del Estero. Y por qué? Para capturar nuevas tierras, tierra de antaño destinada a labranzas diferenciadas enriquecida por una histórica producción con campesinos chacareros, con el objeto de ofrecerla exclusivamente al altar del monocultivo, a la explotación agraria fundada en el monoproducción transgénica de la soja. Por cumplir a rajatablas el mandato de la Ciencia y la Tecnología Insustentables cuya genealogía determinado por los padres fundadores como Galileo, Newton, Bacon, es dominar a la naturaleza, en base al individualismo Kantiano, que favorece la concentración de la riqueza y la expansión de la pobreza y la exclusión. Para desparramar por doquier la semilla asesina, así se le conoce a la semilla genética, pues extingue a todas las demás vidas en el área cultivada y semilla también suicida, porque ella se autoextingue para permitir que siempre haya que comprarla a las multinacionales que la han patentada y de ese modo mantienen como esclavos a los productores. Un grupo de científicos que trabajaron en estas multinacionales se reunieron en Cartagena, Colombia, en 1999, en el marco del Encuentro Biotecnología y Comercio Transgénico y requirieron que “Nuestras evidencias científicas nos convencieron de la necesidad de una inmediata suspensión de la liberación y comercialización de cultivos y alimentos transgénico para humano y animales… es mucho el riesgo para la biodiversidad, la seguridad alimentaria y la salud humana y animal”. El humo sobre nuestras vidas abre interrogantes imprevisibles pues se abren en el horizonte como lo anuncian diversos organismos, como Facultades de Ciencias Médicas, y la Red de Formación Ambiental del PNUMA, en condiciones de producir secuelas desconocidas y riesgosas para la vida... Sabemos, además, porque lo advierte la OMS, que el comercio mundial desregulado y la contaminación ambiental han aumentado las oportunidades de patógenos y vectores o trasmisores que se despliegan por todos los continentes. Monóxido de Carbono, partículas contaminantes que en la atmósfera reaccionar generando otros efectos nocivos cuando se asocian a la polución industrial productivista. Esta forma de producción y consumo considera y se justifica a través de científicos mercenarios que aún parangonan a la Ciencia y la Tecnología neutrales y objetivas, definición convertida en añicos por la Teoría Cuántica, la Ley de la Incertidumbre y el Teorema de Goedel, que establecen que todo es complejo, incierto e incompleto. Lo de la neutralidad y la objetividad es una maniobra inventada por la Razón Instrumental, de la Modernidad Insustentable, para convertir a todo, absolutamente a todo, en cosas, en mercancías, en objeto de dominación, siendo ese todo perteneciente al mundo físico, o biológico o cultural simbólico. Sobre 6.500 millones de habitantes que tiene el mundo, nuestra casa común, el planeta tierra, las tres cuartas partes jamás podremos estar dentro de los estándares del poductivismo y consumismo de la Modernidad Insustentable del primer mundo, porque si así pudiera ser, se necesitarían 5 planetas como la Tierra...Lo cierto es que en este mismo momento en que se incendian las islas del Delta, devoradas por llamas encendidas por el economicismo desbocado, para millones de madres en el mundo es más fácil llegar a tener una botella de gaseosa que un vaso de agua pura sus hijos. El proceso productivo o productivismo insaciable, a partir de la actividad agraria para exportación, o minera a cielo abierto y otras, lo que en realidad exportamos es AGUA. El agua que hace falta en muchas partes del mundo, inclusive se va tornando en un bien escaso en los del Primer Mundo. Naciones Unidas ha puesto énfasis para detener el riesgo inmediato para la sobre vida humana causado por las actividades económicas y productivas descontraladas y destructivas como esta que nos ha llenado de humo. En ese sentido en 1999 publicó el Informe GEO, donde ya se plantea el NO FUTURO. Es un documento que AMSAFE alienta a conocer y difundir. Reflexionar sobre este hecho dolorosamente cotidiano, ubicarle en la red de relaciones que planteamos, centrarlo en un Paradigma de producción y consumos depredador e ignorante, es nuestra función como representantes de los Trabajadores de la Educación. Los educadores trabajamos con el conocimiento, junto a nuestros alumnos aspiramos a construir conocimiento liberador. Y desde ese lugar planteamos nuestra férrea oposición a quienes destruyen lo que es común, como la biodiversidad de la naturaleza, “tenemos algo especial” contra quienes nos enferman, contra aquellos que por quedarse con la riqueza, ponen marcha un modelo productivo que destruye la biodiversidad natural y aniquila la diversidad cultural. Hemos visto últimamente como disfrazan esta perversidad insaciable con excusas inaceptables. Más allá de todas las palabras, de toda la parafernalia masmediática que amplifican voces inquietantes y se las presenta como la única verdad, afirmamos que esa visión del mundo cincelado a golpes de Pensamiento Único, convertirán a la realidad y el futuro en más inhóspitos, más áridos, un mundo sin utopías... El Cambio Climático del que todo hablamos y por lo que tan preocupada está la humanidad es la expresión del economicismo que extermina la biodiversidad, es la manifestación más contundente que el único fin que guía a los mercaderes es convertir a la naturaleza en un inmenso monocultivo al que llamamos Latifundio Genético Por eso se incendian las islas y el viento norte nos trae sus humos inquietantes y malolientes. Esa inmensa quemazón, miles y miles de hectáreas, que por supuesto no la hacen los desempleados ni los maestros, que no la encienden los que menos tienen y los que luchan por más dignidad, es una actividad incendiaria que también tiene la intención de habilitar tierras para la ganadería. De ganado que es sacado de las tierras ganaderas históricas en la Prov. de Santa Fé, para disponerla como tierras para la agricultura genética o destinada al biocombustible, que no es alimento por supuesto. Este fenómeno aumentará la capacidad carga que puede tolerar la región del delta, más allá de este límite, superada la entropía, se ingresa en territorio del desequilibrio sistémico, es decir de su muerte. Cientos de miles de cabeza de ganado liberarán a la atmósfera un gas altamente contaminante producido a partir de defecación animal. De ese estiércol macerado se producirá un veneno químico, a partir del nitrógeno, que los vientos del norte traerán sobre nuestra humanidad, y acentuarán la vertiginosidad del Cambio Climático. Desde la revolución científica contemporánea. Desde la 2ª Ley de la Termodinámica, la Ley de la Entropía que establece que cuando un sistema como el del Delta, por ejemplo, se especializa en una sola cosa, entra en muerte entrópica. Desde la Teoría General de Sistemas, se confirma que un sistema es enriquece cuando mas interrelaciones de diversidades tiene contenida. AMSAFE convoca a repensar desde estas cuestiones cotidianas a la propia realidad. Al conocimiento. Nos estimulamos a las búsquedas. Nuestras búsquedas siempre estarán en las antípodas del humo que nos envuelve y enferma
FUENTE: AMSAFE-CARLOS GALANO

¿Y después del fuego y del humo qué?

ASAMBLEA DELTA Y RÍO DE LA PLATA
BASTA DE CONTAMINACIÓN
Padecemos las consecuencias del humo periódicamente, aunque nunca como esta vez. Y lo han sufrido dos países, tres provincias, cantidad de municipios y millones de personas; sobre esto se habló bastante. Esta catástrofe tiene nombre y apellido: quienes prendieron simultanea e intencionalmente el fuego; sobre esto también se habló... ojalá haya penas severas sobre los causantes. Quedó a la vista que un fuego nacido en Entre Ríos, afecta con la contaminación del aire a otras jurisdicciones; es decir, que la contaminación no reconoce fronteras políticas. Pero queda la cuestión de fondo sin resolver... ¿ por qué se produjo el fuego en el Delta.? Por qué se lo está transformando, pampeanizándolo, con los endicamientos y/o rellenos que no lo dejan inundarse, cambiando así la calidad de su vegetación. Esta modificación de suelo y la práctica de quema para generar pasturas con el fin de instalar ganado, hace que se produzcan estos desastres ambientales. Si algo vamos a cambiar para salvar no solo las molestias respiratorias y los conflictos sociales que generó el humo, habría que: · Condenar a los responsables: tanto a los que produjeron el fuego, como a los que permiten estas prácticas por incumplimiento a los deberes del funcionario público. · Aplicar la figura del Delíto Ecológico y su consideración como crimen de lesa humanidad. · Prohibir en todo el territorio el uso de esta técnica de quema de monte y pastizales, y por supuesto que los desfoliantes y herbicidas son los peores sustitutos, pues contaminan aire, suelo y agua. · Darle al Delta un Régimen de Protección Ambiental que planifique y regule el uso del suelo, prohibiendo practicas no sustentables. No se puede seguir endicando y sepultando este humedal, el más importante que tiene Buenos Aires a sus puertas, quien le provee de agua dulce y oxigeno, que regula las mareas, que aporta la mayor diversidad biológica, en definitiva, que brinda grandes servicios a la humanidad, además de su belleza geográfica que está siendo desformada. Pedimos a la Corte Suprema de justicia de la Nación, a partir de este trágico ejemplo, donde el humo originado en una provincia no reconoció fronteras, revea su declaración de incompetencia por la contaminación del agua del Río Reconquista y el Río de la Plata, siendo ello la ultima instancia y habiendo nosotros agotado las administrativas y judiciales. ¿Qué nos queda entonces por hacer? Así como terminamos todos tomando agua envasada (que nos la venden), ¿También tendremos que utilizar aire envasado, que tendremos que comprar? El Humo denso y terrible que nos sensibilizó a todos, también tapó algunas verdades profundas. Para salvar la vida, habrá también que salvar el Delta. Gracias por la comprensión y su difusión.